TECNOLOGÍA SUSTENTABLE PARA SUMINISTRAR Y TRATAR AGUA EN COMUNIDADES MARGINADAS DE MÉXICO: EXPERTOS

En México está tomando impulso el desarrollo de tecnologías ambientalmente sostenibles para suministrar agua potable y tratar la residual en comunidades marginadas que carecen de esos servicios, dijeron especialistas del gobierno federal.

El investigador del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA), Roberto Romero, expuso que las tecnologías alternativas de captación de agua pluvial y los humedales artificiales pueden ser soluciones accesibles para poblaciones rurales y urbanas que no tienen cobertura de agua potable y alcantarillado.

Los estudios del gobierno federal muestran que 9 millones de personas carecen de suministro de agua potable en sus viviendas y 11 millones de una conexión a drenaje, principalmente en zonas marginadas de estados del centro, oriente, y sur del país, dijo Romero.

“La carencia más fuerte está en los estados más pobres, que son Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Hidalgo, Veracruz y un poco Puebla.

Coincidentemente es en las zonas donde hay más indígenas”, dijo el especialista del IMTA, un centro público que desarrolla investigaciones y medidas para la gestión sustentable del agua.

El investigador explicó que por lo general la orografía de los sitios donde se encuentran las comunidades complica la introducción de redes convencionales de agua potable y alcantarillado, por lo que las tecnologías sustentables son una opción porque se adecuan a cada lugar y no necesitan conectarse a un sistema centralizado.

Los adelantos tecnológicos han mejorado los mecanismos de captación de agua pluvial para consumo o uso sanitario, los cuales sólo requieren la adaptación de techos, instalación de cisternas y uso de desinfectantes a base de cloro o sistemas ultravioleta.

Armando Rivas, también especialista del IMTA, expuso que la tendencia en el uso de humedales artificiales como plantas tratadoras de aguas residuales ha ido al alza en el país porque es un método económico y de fácil operación que, combinado con otros procesos, permite reutilizar el líquido para riegos agrícolas.

A nivel nacional hay unos 70 humedales para tratamiento operados por instituciones públicas, la mayoría en el sureño estado de Oaxaca, según la Comisión Nacional del Agua, pero el investigador afirmó que existen decenas más instalados por universidades o particulares.

“Tienen un desarrollo bastante importante en el país y será en la medida en que las autoridades se informen de estas alternativas, que son bastante viables, nobles y generan muchos beneficios, no sólo económicos y sociales, sino de salud”, explicó Rivas.

Los humedales pequeños o caseros que se crean para funcionar como plantas de tratamiento son estanques con piedras y especies vegetales que absorben los microorganismos, con lo que se evita que el agua sea liberada en el suelo y contamine el ambiente.

Rivas enfatizó que el costo del tratamiento del agua en humedales es de 80 centavos por metro cúbico (5 centavos de dólar) frente a los hasta 6 pesos (33 centavos de dólar) que vale en plantas convencionales, dado que no requieren de energía eléctrica ni numeroso personal para su operación.

Los humedales son sustentables porque el forraje y fibras de las plantas sirven para fabricar muebles, además de que funcionan como hogar de vida silvestre, dijo el especialista en tratamiento de aguas residuales del IMTA, centro perteneciente al Ministerio del Medio Ambiente federal.

“Difícilmente tenemos una tecnología que sea más sustentable que esta”, sostuvo Rivas. Los especialistas, entrevistados tras participar en la conferencia internacional sobre resiliencia urbana, Resurbe III, en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señalaron que la disposición de los habitantes de las comunidades es la clave para el éxito de este tipo de tecnologías porque son quienes las deben operar.

Como muestra de sus beneficios, ambos investigadores desarrollaron desde hace cuatro años un proyecto en un centro comunitario de la municipalidad de Xochitepec, en el poniente del central estado de Morelos, que antes requería de 40 pipas de agua por año porque carecía de suministro y alcantarillado.

“Queremos que sirva de vitrina tecnológica para que los habitantes se den cuenta que hay alternativas de fácil costo y fácil operación, y que si les surge la idea se pueden acercar al IMTA para que reciban asesoría y puedan replicarlo en casa”, indicó Romero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s