COLUMNA CALLE MELANCOLÍA…BENDITA PORNOGRAFÍA (VIDEO)

 

Por Oscar A. Medina*

 

fiel lectora
Fiel Lectora se dice lista para un fin de semana de cine, besos arrumacos y humedades, explica que la falta de pareja no es problema.

“…Juegas con los hombres a colocado y ganado y mezclas whisky con agua bendita, están abriendo bares junto a tu corazón, ya no me das pena, señorita…”

Christina Rosenvinge

Vieerrrrrrnes… Gracias a dios (así con minúscula y pese a que soy ateo) pues bien, el fin de semana está a la vuelta de la esquina o en la esquina misma con una minifalda corta, corta y una pierna cruzada… Nunca nos hemos mentido y no vamos a empezar ahora, que rico y bello es andar de lujurioso en la ciudad de México.

Cuando el fin de semana se acerca en la capital del país hay cualquier cantidad de actividades lúdicas, como perversiones en los seres humanos, bares, antros, cafés, sex shops, plazas y jardines donde se puede dar un beso, se puede buscar una caricia o simplemente ser espectador de un rico soliloquio amoroso entre dos personas.

También gracias a las damas de la vela perpetua, hay hoteles, baños públicos y uno que otro cine porno.

Es una pena que las nuevas generaciones sepan de pornografía a través de internet.

Obvio habrá muchos dirán “yo nunnnnca he visto porno”, pero seamos sinceros, los seres humanos, hombres y mujeres, nos encanta ver a otros intercambiando besos, manoseos y fluidos corporales.

Antes decir porno, por ejemplo, era acudir al Cine de Arte Buñuel o Indio Fernández, ubicados en la calle de Niza, casi esquina con Hamburgo, ahí donde antes iniciaba la Zona Rosa en una época donde si bien existían perversiones, estas, sabe usted, no eran tan perversas.

Una anécdota, en la Preparatoria, tenía dos amigas, no pongo sus nombres porque ahora son madres y respetadas profesionistas, pero en esos días se les antojo ¿por qué no? ir a un cine porno y le pidieron a su fiel amigo (o sea yo) que las llevará.

Ellas querían ir al Cinema Río, pero les explique que esos significaba, golpiza para mí y violación para ellas.

Así que fuimos a los cines de la Zona Rosa, obvio, al comprar los boletos solo miradas, qué hace un chico llegaba al cine con dos mujeres, todos miraban pero en cuanto apagaron las luces se escucharon frases como “¿cuánto?”, “presta”, “dona”, “quiero”, “rola” y “baño” entre otros comentarios, ellas se sintieron un poco incómodas ante finas referencias por lo que decidimos mejor salirnos e irnos a desayunar.

Pero lo importante es que había cines, por ejemplo, el Río donde cada quien entraba bajo su propia responsabilidad, una ocasión mataron a un chico con un bate de béisbol que le colocaron centradamente en la parte trasera de su cuerpo, esa que utilizaba para sentarse y ahora esa sala es parte de una cadena de tienda para adultos…Mmmm creo que perdió algo de su encanto, pero en fin.

Esta el cine Venus, mucho menos peligros, más pequeño, donde suelen pasar películas de los años 70 malisimas, pero todo amante de la pornografía tiene que entrar por lo menos una vez en su vida.

Es como ir a tierra santa para un creyente, bueno menos cansado, a lo mejor pero ciertamente más divertido.

Obvio opera el famoso Savoy, un cine difícil, con muchas escaleras que en sus orígenes era un anfiteatro del Antiguo Barrio Universitario. También El Nacional en la zona de la Merced, sólo para espíritus aventureros, obvio con condón de por medio.

En el cementerio de los recuerdos están el Cine Teresa, convertido en plaza de celulares, su última película antes de que dejara de operar, fue un verdadero clásico “Tarzán el Rey de las Monas”.

El Orfeón que en sus últimos días dedicó su espacio a las cintas de quejidos y besos, el Rosas Pliego allá por el Metro Normal, donde tuve la oportunidad de ver mi primera entrega (por decirlo de alguna manera) de Emmanuelle.

Obvio con porno suave el Real Cinema, donde vi la última entrega de Emmanuelle, la cual fue en tercera dimensión y El Arcadia, donde disfrute de “El Diablo en el Cuerpo de la Señora Johnson”.

En el Regis, que estaba en el Hotel del mismo nombre y el cual se cayó en el sismo del 85 vi Amor Grande con Julissa, Alma Muriel y Manuel Ojeda, porno que tenía la cualidad de ser de calidad nacional, de México para el mundo.

Ahora, la pornografía se reduce a la seguridad de una habitación, ya sea en la casa o en un Hotel, gracias a este cambio muchas mujeres ven pero sobre todo disfrutan de la amplia gama de historias, desde sexo uno contra una, hasta llegar a todas las mezclas y combinaciones posibles.

Un consejo para este fin de semana, deje cartera, reloj y celular en casa, invite a su pareja, sin importar color, sabor o preferencia, busquen un cine porno, disfrute la cinta, a la persona con la que vaya y quien sabe puede que encuentre nuevas y ricas perversiones, recuerde deje cartera, reloj y celular.

Claro si la inseguridad es mucha, ok hay dos opciones, cabina de sex shop, con la pareja, para conocer esta nueva forma de relacionarse, es decir, usted, su pareja y otra persona o con un poco de suerte con otra pareja.

Se entiende por pareja dos personas con un vínculo especial que pueden ser de cualquier preferencia o de cualquier género, pero sí el ánimo no está para estas aventuras afuera del Metro Tacuba hay un chorro de puestos con lo mejor de “escenas de hoteles México”, “Hoteles Tlalpan”, “Hoteles Merced” y lo más selecto de “Chinitas coquetas”, solo por mencionar algunos temas.

Ok… Es viernes, tiempo de pecar, de intercambiar fluidos, solo recuerden hay que portarse mal, cuidarse bien y negarlo todo.

Ok… Como en el inicio de los tiempos, dios creó el cielo y la tierra y para ponerse en contacto con célebre columnista ¿cómo que con quién? Pues conmigo, esta http://callemelancoliatgo.wordpress.com/, que la cosa es más seria, más de que calor ¿me puedo quitar la ropa? ¿me puedes contar las pecas de la espalda queda medinaarturo@gmail.com.

Como todo buen comunicador (si ajá) me encuentran en las famosas redes sociales en @kolia25 en twitter y en https://www.facebook.com/kolia25

Hasta la próxima

 

*Acerca del autor

oscar A. MedinaOscar A. Medina: Reportero con más de 25 años de experiencia, además amante de la fotografía, ha trabajado en diversos medios nacionales e internacionales: radio, prensa escrita, televisión y en línea. He dado clases de comunicación y recorrido la sierra Tepehua de Hidalgo, entre otras cosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s