LA CAÍDA EN DESGRACIA DE MARÍA SHARÁPOVA (GALERÍA)

Por Christopher Clarey y Mike Tierney
Reporteros del NY Times

 

Estados Unidos.- La rueda de prensa que María Sharápova convocó para el pasado lunes había sido interpretada inicialmente como el inminente anuncio de su retiro.

Tras recuperarse de una cirugía de hombro en 2008, había jugado tan solo en tres torneos en los últimos ocho meses por otras lesiones.

Pero lo que anunció en un hotel de Los Ángeles, con una hoja de papel en mano, fue el resultado de su prueba de dopaje.

La rusa de 28 años, campeona de cinco grand slams y la atleta mejor pagada del mundo, anunció que dio positivo en una prueba practicada después de los cuartos de final del Abierto de Australia, que perdió frente a Serena Williams.

Sharápova explicó que su médico comenzó a recetarle Mildronate en 2006 después de varios problemas de salud, incluyendo casos frecuentes de gripe.

El meldonio es un medicamento desarrollado en Letonia para pacientes con enfermedades cardiacas que no está aprobado para su venta en Estados Unidos.

“Me enfermaba muy a menudo”, comentó. “Tenía una deficiencia de magnesio, tenía resultados irregulares en mis exámenes del corazón y contaba con un historial familiar de diabetes. Ya había indicios de diabetes”.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Steven Nissen, presidente del departamento de medicina cardiovascular en la Cleveland Clinic, afirmó que el medicamento no estaba disponible en Estados Unidos pero que parecía usarse en otros lugares para tratar dolores de pecho causados por enfermedades cardiacas graves.

“No hay razón clínica por la que se hubiera recomendado a una atleta joven y saludable”, subrayó.

Sharápova indicó que siguió tomando el medicamento mientras revisaba con regularidad la lista oficial para asegurarse de que no estuviera prohibido.

La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) en colaboración con la Federación Internacional de Tenis (FIT) envía un correo electrónico a los jugadores a fin de año con una lista de las sustancias prohibidas.

Sharápova dijo que no había revisado la lista esta vez.

Richard Ings, exdirector general de la Australian Sports Anti-Doping Authority, comenta en un correo electrónico que “lo curioso de la historia es la forma en que Sharápova no se dio cuenta del aviso de que el medicamento estaba prohibido; tiene un equipo de asistentes gigantesco”.

Bajo las reglas del programa antidopaje del tenis, la FIT no habría anunciado los resultados positivos de Sharápova sino hasta que el proceso de adjudicación se hubiera completado. Pero ella decidió hacerlo público.

“Pensé que era muy importante que saliera y hablara sobre esto”, dijo. “Cometí un grave error y he decepcionado a mis seguidores. He defraudado al deporte que he practicado desde que tenía cuatro años y al cual amo profundamente”.

Ben Nichols, un portavoz de la AMA, explicó que el meldonio había sido calificado como sustancia prohibida “a causa de la evidencia de que atletas lo utilizan para mejorar su rendimiento”.

Un factor en su cambio de estatus fue un estudio de 2015, financiado en parte por el Partnership for Clean Competition, que analizó 8300 pruebas de orina recogidas en sesiones de control de dopaje, y encontró que 182 (un 2,2 por ciento) contenían la sustancia.

Pero el abogado de Sharápova, John Haggerty, sostiene que mejorar su rendimiento jamás fue la intención de la tenista.

“Todas las condiciones médicas por las que se estaba tratando con este medicamento no tenían nada que ver con mejorar su rendimiento. Fue para hacer que su salud regresara a la normalidad”, explicó.

El programa antidopaje del tenis ha sido criticado por, supuestamente, no tener una aplicación fuerte.

Los jugadores Marin Cilic y Viktor Troicki fueron penalizados en 2013 y ambos lograron reducir sus suspensiones tras un recurso de apelación. En los últimos dos años, el programa ha aumentado el número de pruebas.

“Sharápova es una superestrella”, dijo Ings. “Eso acaba con la teoría de que el tenis no tiene fuerza para enfrentar casos grandes”.

La suspensión de Sharápova es un gran golpe para el tenis femenino y todavía no está claro si Sharápova jugará de nuevo ni cuándo lo hará.

Las repercusiones comerciales llegaron de inmediato. Nike, uno de los antiguos patrocinadores de Sharápova, anunció que suspenderá su relación con ella “mientras continúa la investigación”. Sharápova tiene su propia línea de ropa con Nike, con quien extendió su contrato —el cual podría valer hasta 70 millones de dólares— por ocho años en 2010.

Otros patrocinadores han seguido los pasos de Nike. Porsche anunció que había “pospuesto las actividades previstas” y la relojera suiza TAG Heuer dijo que había suspendido las negociaciones para extender el contrato de Sharápova, que expiró en diciembre.

No ha sido el caso de todos. Evian, por ejemplo, ha dicho que seguirá de cerca el curso de la investigación.

Lo que la tenista rusa dejó claro en su anuncio fue que este no es el escenario en el que pensaba terminar su carrera.

“Sé que muchos de ustedes pensaron que hoy me iba a retirar”, dijo. “Pero si hubiera querido anunciar mi retiro, no habría sido en un hotel de Los Ángeles con esta alfombra tan fea”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s