COLUMNA CALLE MELANCOLIA… “DE SUEÑOS Y FANTASÍAS” (VIDEO)

 

Por Oscar A. Medina

“… Como una herida en el corazón que no me duele, me gusta cómo eres… Como una ventana que al cerrar deja correr el aire, una niña, una madre, una mujer en mi vida…”
–Jarabe de Palo

 

Muchos relatos eróticos (ese es otro de esos temas pendientes que prometen ser una delicia) empiezan con algo similar: “cerro sus ojos y…” No sé, quizás esos textos empiezan así, porque sabemos que son fantasías y que toda cosa ajena a la realidad debería iniciar de esa manera.

En el sexo, las fantasías y los sueños, son o deben ser el alimento de toda relación, bajo el sabio concepto de “lo que sucede en la cama, en la cama se queda” fantasear o tener sueños deben ser una constante en las personas.

Quién esté libre de sueños húmedos que arroje la primera piedra, pero lo cierto, es que todos hemos soñado más de una vez y si no es así ups… Pues ya me revele como un libidinoso… Qué rico ¿no? Con esa persona que nos gusta o que nos llama la atención o muchas veces, no sé si les ha pasado, sueñan con alguien que ni al caso y después de esas imágenes resulta que de nuestra mente aderezada con el libido, descubrimos que tiene un no sé qué, que ciertamente si nos gusta.

fiel lectora
Si de fantasías se trata, Fiel lectora se dice lista para lo que se ofrezca, chulada de señorita pensaría yo

En los sueños, lo más padre es que todo es posible, decimos o hacemos cosas que vestidos y despiertos, pues no nos atrevemos, por ello son una fuga ideal para disfrutar, es cuando nuestro bendito cerebro, se transforma en nuestro cine porno particular.

 

Lo malo es que hasta el momento no existe una fórmula que nos garantice soñar lo que queremos, con quien queremos en el momento en que –obvio- queremos.

Sin embargo, lo que si podemos controlar (bueno más o menos) son las fantasías, para que estas sean completas y deliciosas, lo ideal, es compartirlas con la pareja, es decir, nada más rico que tener una compañía (o dos, bueno está bien tres o cuatro al fin y al cabo son fantasías) para realizarlas.

Por muy locas que sean, por más que incluyan amarres, ceras, fetiches, ropa sexy, fuetes o cadenas, lo rico es poder expresarlas con la persona que gusta de echar pata con nosotros. Pero no bajo el concepto de memorándum: “Por medio de la presente, pongo a su altísima consideración las bajas pasiones que un servidor quisiera compartir con usted”… Nooo por favor sean creativos (@s), si uno cita a la pareja para decirle, te quiero atada en la cama, desnuda, y yo con muchas velas de muchos colores, lo más seguro es que nos manden en “fa” al carajo. Por favor sean creativos.

Párrafos arriba decía que “lo que sucede en la cama, en la cama se queda” y ese debe ser el principio rector (chale me salió declaración de político en desgracia o desgraciado) de una fantasía.

Si al calor de los besos y los arrumacos de repente decimos o hacemos algo diferente, lo más seguro es que la otra parte diga “mmm qué es eso, que importa está muy bueno”.

Si de fantasías hablamos ellas dicen que una de las más recurrentes es la de ser abordadas por un desconocido que llega justo en el momento en que su sensualidad está a flor de piel y en algún lugar público, donde es posible que las vean, les quitan la ropa y les hace el sexo duro, con un sutil toque de sometimiento… Algo fuerte, un tanto violento, pero sin llegar a un golpe.

 

Obvio, para los hombres, la fantasía más recurrente, es tener relaciones con dos mujeres, este hecho yo lo justificó, en mucho, porque si partimos de que los caballeros somos muy gráficos y que además nos gustan las mujeres, tener a dos, preocupadas, pero sobre todo ocupadas en darnos placer, es en sí un gozo en sí mismo.

Debo confesar que desconozco, porque nadie me las ha contado, cuáles serían las fantasías cuando se es gay o lesbiana, muchos caballeros, sentimos una irremediable atracción por los travestis y transgéneros, pero en este renglón, pues no tengo mucha información, si alguien quiere mandar sus fantasías en este sentido, bienvenidas, prometo con ese material abordar de nueva cuenta el tema.

Como sea, una forma, deliciosa de entrar al mundo de las fantasía, es quizás pedir a nuestra pareja que se vista sexy, ya saben, escote amplio, falda corta, piernas largas, poco a la imaginación y mucho a la vista.

Citarla en un bar, no muy lujoso, más bien medio de “pega y rasca”, humo en el lugar, miradas libidinosas y llegar ante ella abordarla, obvio bajo la premisa de que “no nos conocemos”, besarla, como dice en el libro de “Un viejo que leía novelas de amor” ardorosamente teniendo como testigos la mirada de varios desconocidos de lugar y terminar en un hotel de paso.

Esa es sólo una idea como para este fin de semana… Otra, quizás para amanecer el sábado, justo en la parte más intensa del obligado mañanero, sería, (ojo ideal para que ellas lo apliquen) preguntar así sin más… “quién te gustaría que estuviera aquí con nosotros” o más intenso aún, preguntar, te gustaría que estuviera aquí (poner nombre de alguna amiga o conocida de ambos), como se la tocarías, que le harías.

Un dato curioso, ojo… No es una infidelidad, como tal, porque la premisa es tu, yo con otra persona.

 

 

Por supuesto, también debo recordarles, que estamos en el mundo de las fantasías y todo se vale, muchas veces, la pregunta solo es un “poco de sal” para poner en la relación o el inicio (por qué no) de un “algo” que puede llevar a una tarde, noche o día de besos y caricias entre tres bocas, seis piernas e igual número de brazos.

Claro, ellas también pueden preguntar ¿te gustaría que otro estuviera aquí, ahora? O de plano, mostrarse coqueta y decir… “Me gustaría estar contigo y con… (Poner el nombre de alguien).

Otra fantasía por demás rica, es jugar con vestuario por ejemplo: la alumna mala y el maestro desalmado, la enfermera ninfómana y el paciente inglés, al policía malo y la estudiante rebelde o el clásico, titulado ¿problemas eréctiles en la flota estelar?

En esto de los sueños y las fantasías, hay tanto espacio para la imaginación, como tecnología en el mundo, ahora que cualquier hijo de familia, puede tener una cámara de alta definición, otra alternativa es jugar a la “trágica historia de la estrella porno, que perdió el dinero en la línea 2 del metro y ahora no tiene como pagar la renta, por lo que tendrá que grabar una sexy película con su desalmado casero”.

En estos caso sólo una recomendación, mucha seguridad con quien se juega o de lo contrario verificar que se borre el material, de lo contrario se corre el riesgo de aparecer en la edición de algún mes del CD original de “Grandes cosas en hoteles de la ciudad de México” o en el fantástico de “parejitas en hoteles de Tlalpan”.

Retomamos el tema, la ventaja es que después se puede disfrutar de esta cinta, justo antes de la segunda parte de tan interesante saga.

Ok…Ideas para este fin de semana ya hay… Así que dejen volar la imaginación, denle vuelo a la hilacha y por favor, pórtense mal y cuídense bien.

Hasta aquí alcanzó la libido… Dije libido, ups, pues en que pensaba, no hasta aquí llegó la inspiración, ya saben, para reclamos airados: medinaarturo@gmail.com o pueden dejar fotos sexosas en http://www.callemelancoliatgo.wordpress.com

Como todo columnista serio (si ajá) me pueden encontrar en @kolia25 en twitter y en http://www.facebook.com/kolia25

Hasta la próxima, que según dicen las malas lenguas podría ser el lunes, porque efectivamente después de un fin de semana sexoso hay que regresar al trabajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s