LA TRAGEDIA DE LOS DESAPARECIDOS EN MÉXICO

Por David González
Reportero del NY Times

Un ser querido desaparece. Un hijo, hermano o marido sale de la casa como todas las mañanas. Pero un día, al llegar la noche, no vuelve a casa.

El sol vuelve a levantarse y las camas permanecen vacías. Lentamente te das cuenta de que algo está mal. Los días y las noches se convierten en una imagen borrosa y no se sabe nada, excepto el dolor y el miedo que se sienten por toda la casa.

Esta es la realidad que Yael Martínez y la familia de Lucero, su esposa, viven desde 2013, cuando dos de sus cuñados, Ignacio y David, desaparecieron en Iguala, México.

Si la ciudad te suena familiar, se debe a que es famosa por las desapariciones. Iguala es el lugar donde 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa fueron secuestrados en 2014 y no han sido encontrados.

1.jpg

Como si la pérdida de estos dos hermanos no fuese suficiente, la angustia de la familia se agravó cuando Beto, otro hermano, murió en la cárcel mientras esperaba ser enjuiciado.

La policía dijo que se ahorcó. La familia logró ver signos de violencia en su cuerpo por lo que sospechan lo contrario.

Esta familia no está sola en su pena. En el estado de Guerrero y en otras partes de México la violencia generada por los carteles de la droga, ayudados por la corrupción y la impunidad, ha cambiado la vida de miles de familias.

Para mostrar las experiencias de sus familiares, Martínez, a través de una introspección, captó una serie de imágenes tranquilas, personales e inquietantes.

2

Aparecen habitaciones vacías y bañadas en sombras, padres con rostros marcados por el dolor, retratos de los seres queridos que buscan en los tiempos perdidos, otros momentos de dolor.

“Quería mostrar las fracturas emocionales y psicológicas que producen esas pérdidas”, dijo Martínez.

“Hay miedo e impotencia porque no se tiene una respuesta. Hay frustración. No se puede dormir. La rutina se destruye. Nunca se puede volver a ser el mismo después de eso”.

Las desapariciones de sus familiares sucedieron antes del secuestro de los 43 estudiantes, aunque mucha gente conoce este tipo de crímenes desde hace años.

Beto fue detenido en febrero de 2013 por cargar marihuana y estuvo encarcelado los seis meses antes de su muerte.

Sus hermanos desaparecieron a los pocos días: a principios de mayo, en el centro de Iguala, se llevaron a Ignacio en una furgoneta; David salió un día y no llegó a casa, pero eso no era inusual porque le gustaba salir de fiesta, comentó Martínez.

3

Los padres presentaron denuncias en la policía, dijo, pero no pasó nada.

“Mi suegra nunca obtuvo una respuesta de la policía”, agregó.

“Fue después de que los 43 estudiantes fueron secuestrados cuando empezaron a investigar cosas. Después de eso un montón de personas alzaron sus voces y exigieron respuestas”.

La respuesta de Martínez al drama de su familia fue mostrar la tristeza de sus suegros como un símbolo de las tragedias de muchos otros mexicanos.

Captó a una familia desgarrada por acontecimientos fuera de su control, con preguntas que aún tienen que ser contestadas.

Este fotógrafo optó por hacer imágenes más tranquilas, en lugar de recurrir a los enfoques más tradicionales del fotoperiodismo. En sus trabajos no encontrarás tumbas vacías o paredes llenas de sangre.

Él piensa que estos pequeños momentos personales que muestran las consecuencias de las pérdidas pueden iluminar lo que tantas otras familias soportan en su país.

Su trabajo ha ganado el apoyo de la Fundación Magnum, que le concedió una de sus subvenciones del Emergency Fund. Él siente que es un voto de confianza para los fotógrafos que están contando sus propias historias.

“Me contenta ver más oportunidades para los fotógrafos de América Latina”, dijo. “Podemos contar nuestras historias, a nuestra manera. Podemos representarnos y contar lo que estamos viviendo. Ese trabajo es mucho más honesto y diferente a lo que generalmente se muestra”.

Puedes conocer de manera más amplia el trabajo de Yael en su página:

http://yaelmartinez.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s