CALLE MELANCOLÍA: EL ENCANTO DE LO ORAL (VIDEO)

Por Oscar A. Medina

“…Frío, si algo me has pedido te he dado frío
Cuando me has querido frío has tenido
Donde hubo cariño ahora sólo hay frío
Frío y yo sin sentirlo…”
Jarabe de Palo

Alabado sea el señor (así en minúsculas)… Damas, doncellas y plebeyas, porque todas al momento de amar son una misma, así como hombres, galanes y pates, porque habrá quien me crea que soy un caballero cuando nadie me ve, por fin es viernes…

Por lo que sólo puedo decir “Yeeeees”, bendito sea el dios del pecado, de los besos con o sin amor, de las manos entre las piernas y de los días y noches sin ropa.

Quien de un tiempo a la fecha ha Calle Melancolía, ahora en “El Otro Periodismo” (https://culturaespectaculo.wordpress.com/) sabrá que los viernes, esta columna da paso a las más bajas pasiones.

Es decir, dentro de las bajas, aquí reseñamos las más, pero más bajas, por ende (me encanta usar esta muletilla) nos referimos a esas que son estrictamente deliciosas y que son capaces de sonrojar a la más casquivana de las mujeres o al más lujurioso de los hombre.

Por lo que, inicia el fin de semana y según las tradiciones del “beso y el orgasmo” es tiempo de escribir de esas cosas pecaminosas que nos hacen cerrar los ojos, apretar la almohada y decir a media voz y con un toque de sentimiento “mmmmmm qué rico”.

Hace algunos meses (ya llovió) hablamos de algunas filias sexuales (¿qué hay otras?) y varios lectores, más bien dos, ambas féminas, del sexo “mmmque rico”, con falda corta o pantalón pegadito al cuerpo, expresaron su interés por conocer de esas prácticas que a lo mejor les gusta y no sabían de su existencia, prometo (en la medida en que un hombre promete y cumple, ahí ustedes sabrán si confían) hablar nuevamente de ese tópico.
Así que esta semana se me antoja ¿por qué no? Hablar…Ok, redactar, sobre algo que me gusta definir como la “más íntima de las caricias”, me refiero al sexo oral.

fiellectorsa
Fiel lectora, se dice gustosa de conocer las bondades del sexo oral, aunque reconoce que la pena le gana, por lo que prefiere permanecer en el anonimato de su ventana.

Si bien los besos, dicen, son la puerta de entrada al alma, el sexo oral, del cual (van a creer) me cuesta mucho trabajo hablar, es la caricia más íntima, en mucho porque deja a la persona a merced de su amante, son esos minutos en donde uno es vulnerable, en mucho porque “salva sea la cosa…” Ok cosita, con cariño, de ella o él se encuentra en la boca del otro, su lengua acaricia, la humedad es deliciosa y los dientes están muy pero muy cerca.

A ver pongámonos técnicos, cuando una mujer recibe sexo oral se le llama “cunnilingus”, platicando con algunas amigas, me aseguran que muchas veces su deseo no es para tener sexo, o sea entiéndase de manera tradicional, pero si se les antoja que les “hagan cositas” y la mejor forma de cumplir con ese deseo es el sexo oral.

Hay que ver los labios vaginales como eso, un par de labios listos para un beso, donde el premio mayor es acariciar con la lengua el clítoris.

No hay una técnica única sobre cómo dar sexo oral a la mujer, lo mejor es ir descubriendo lo que a ella le gusta, tener paciencia para besar, para recorrer con la lengua toda esa zona, descubrir en qué punto la lengua provoca un gemido, disfrutar de la humedad y permitir que la saliva haga su trabajo de lubricación.

El hecho de dar sexo oral a una mujer, facilita la humedad de ella, además que si aceptamos el hecho de que somos visuales, estar hincados frente a ella mientras sus piernas se abren ligeramente estando de pie, recostada o en cuclillas, para permitirnos el paso a su vagina, es un verdadero placer, porque se tienen una vista por demás erótica del cuerpo.

Ahora bien, cuando se le hace sexo oral al hombre se le llama felación y hasta el día de hoy no tengo una referencia de un caballero que diga “a mí no me gusta” sentir la boca húmeda de otro ser en mi pene.

Cuando de sexo oral al hombre se trata hay muchas formas de hacerlo, lo más común es la que empieza con besitos en la punta del pene, también la de tipo golosa (o) en la que cuando es mucha la pasión se mete todo, pero todo el pene en la boca y se chupa, con ligeras mordiditas, disfrutando el sabor que tiene el órgano sexual masculino.

 

 

Con el paso del tiempo descubro que muchas personas de ambos sexo que han dado placer vía oral, encuentran delicioso disfrutar del aroma, textura, tamaño y viscosidad del pene, es lo que se llama “amar al cara de haba”, chale Óscar, qué naco eres.

Por su puesto, el sexo oral es la más democrática de las caricias, porque se puede dar y recibir sin importar género (hombre, mujer o cosa) puede darse de manera simultánea, es decir, al mismo tiempo, los que nos lleva a la práctica del clásico, tradicional y mítico 69.

En el principio de los tiempos de cada persona, la primera vez que se hace el sexo oral, puede ser algo, complicado por los temores, complejos o por el hecho de que se piensa que tanto pene como vagina son lugares sucios.

Nada más falso que esos, la orina no contamina ni genera infecciones, por lo que para disfrutar de esta práctica es necesario dejar a los pies de la cama los prejuicios e ir con mente y boca abierta.

Pero ojo, a través del sexo oral si se pueden contagiar enfermedades de transmisión sexual, lo idea es hacerlo solo con la pareja (si se está en una relación de fidelidad) de lo contario no está por demás el uso del condón.

Ahora bien, el sexo oral también se le relaciona con una situación de sumisión, en este perverso pero delicioso juego de roles, donde uno es el ama (o) y el otro la sumiso (a) no hay nada que excite más que tener a la otra persona hincada frente a uno, controlar sus movimiento, saber que el semen o la humedad estará en los labios de la pareja en su cuerpo, en su rostro.

Para este fin de semana la tarea es hacer el sexo oral por mero gusto, en la cama, el baño, el sillón o el coche, esta práctica es rica porque se puede hacer donde se quiera y cuando se quiera, en la intimidad del hogar, en el bendito espacio de un cuarto de hotel o más rico en el coche, el cine e incluso en algún parque.

Hasta aquí alcanzaron 4 reales… Para mandar fotos o solicitar tu imagen eróticas queda celebre correo: medinaarturo@gmail.com

Si la cosa es más seria, más de me urge que me cuenten las pecas de la espalda, por favor, pongan algo en el blog http://callemelancoliatgo.wordpress.com/

Como todo columnista serio y de primer mundo (si, ajá) estamos en http://www.facebook.com/kolia25 también nos puede mandar insultos y peladeces a @kolia25 en twitter.

Hasta la próxima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s