JAVIER CASTAÑO: “EL CÁNCER HA SIDO MI MIURA MÁS DIFÍCIL”

Por Juan Diego Madueño
Texto y foto: El Mundo (España)

El torero leonés ha superado la enfermedad y reaparece este domingo con el hierro de Zahariche 18 días después de conocer que estaba curado.

“Volver a torear es volver a vivir, ahora doy mucho más valor a todo lo que hacía antes con normalidad”, dijo el torero.

Javier Castaño es uno de los hombres que vive en el terror, entre dagas y morrillos monstruosos, patas como columnas, látigos por rabo y miradas asesinas, en esa jungla jurásica en la que cada cite es bufido y baba, los pasos queman y los alamares asfixian.

En enero ese mundo se congeló y emergió un cadalso distinto: el cáncer, desguace de vida, el miura de las entrañas, amenazó con envolverle.

Tres meses de quimioterapia después, con otro miedo en las comisuras, 300 corridas a sus espaldas y en su temporada 15 como matador de toros Castaño reaparecerá el domingo en la Maestranza, con Rafaelillo y Manuel Escribano, para matar la corrida de Miura y renacer en su infierno.

Un reto enorme, sólo 18 días después de la liberación. “Bueno, creo que no lo es tanto”, resopla.

“He tenido un contratiempo. Es cierto que no he podido prepararme como yo quería pero la fe mueve montañas. Si no estoy al 100% físicamente, pondré el corazón y el alma. Volver en Sevilla es muy especial. Sólo espero poder dar una tarde de torero importante”, avanza.

La noticia de su recuperación causó sorpresa y alivio. “Lo he llevado en silencio, no he querido decir nada, lo sabía la gente justa. Una vez se hizo público que estaba limpio ha sido emocionante sentir el calor de los compañeros, periodistas y aficionados. No esperaba esa respuesta”, recompone aliviado después de diluir el lastre que lo hundía desde que comenzó el año. “Por suerte, lo cogieron a tiempo.

El urólogo Luis Carrasco me operó al siguiente día de diagnosticarme y rápidamente comencé el proceso. Me han tratado genial, estoy muy agradecido”, confiesa. “Son momentos complicados”, continua, “se te viene todo encima. Descartar la metástasis fue un consuelo, estaba localizado en un testículo.

El tratamiento es duro, te machaca, y hubo momentos de bajón, pero el objetivo de los miuras en Sevilla me ha dado fuerza para continuar”. Ha pasado un trimestre casi sin rozar la muleta, oler a bravo o dar una carrera. “Volver a eso es volver a vivir. Ahora doy mucho más valor a lo que antes hacía sin darme cuenta.

Estoy viviendo estos días intensamente. Torear me está ayudando para recuperarme y los médicos sabían que lo iba a hacer en cuanto pudiera”, paladea. “Mi primer tentadero fue en Zahariche, me hacía ilusión estar allí. Me encontré cansado, no podía respirar bien, pero por suerte el cuerpo tiene memoria y poco a poco voy notándome mejor. Los ganaderos se están portando bien conmigo”, resuelve.

¿Dónde se pasa más miedo? “Son miedos distintos: el de la plaza lo eliges, te gusta, te engancha y lo necesitas. Se pasa mucho más con la enfermedad, que no puedes controlarla. Puedo decir que han sido los tres meses más duros de mi vida”. Por delante queda todo un año que comienza en la Feria de Abril. “Van saliendo cosas poco a poco. Espero ir cimentando una temporada importante, tengo muchas expectativas puestas en ella. Cumplo 15 años como matador. Ojalá pueda decir en octubre que ha sido una gran temporada”. Y Las Ventas en el horizonte, perfilada y vigilante, también con Miura.

“Madrid es la plaza más importante del mundo. Vamos todos con las expectativas de triunfar. Creo que siempre que he estado se me ha respetado, he dado la cara. Me falta ese triunfo rotundo de matador que sí tuve como novillero”, especifica. Tardes que suman a su zurrón de 300 fechas marcadas en el calendario. “Ha habido de todo, días buenos y malos. Me quedo con la alternativa, alguna tarde en Madrid o en Nimes” uno de sus bastiones, al que no acudirá en 2016. “He triunfado muchas veces allí.

Son cosas que pasan en el toreo, unas veces te contratan y otras no, no hay que darle más importancia”, asume. Javier Castaño, en definitiva, ya respira. “Lo que he pasado tiene una lectura positiva. Todos esos momentos duros te hacen ahora vivir la vida mucho más y disfrutarla. Espero además que mi caso pueda servir a los que están luchando contra el cáncer: se le puede vencer”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s