SEVILLA BAJA EL LISTÓN Y JUAN JOSÉ PADILLA POR LA PUERTA DEL PRÍNCIPE

Paco Aguado

Sevilla, España.- La plaza de la Maestranza bajó varios puntos el nivel de su exigencia para premiar holgadamente con tres orejas al diestro Juan José Padilla, que logró así salir por el privilegiado umbral de la Puerta del Príncipe, en el penúltimo festejo de la feria de Abril de Sevilla.

FICHA DEL FESTEJO:

Seis toros de Fuente Ymbro, de presencia poco armónica, por sus descompensadas hechuras, y de juego en general desrazado, aunque los dos últimos, también sin emplearse demasiado, tuvieron la virtud de la movilidad.

Finito de Córdoba, de pizarra y oro: pinchazo y bajonazo (silencio), estocada (silencio).

Juan José Padilla, de añil y oro: estocada caída trasera (oreja); estocada trasera tendida (dos orejas).

El Fandi, de nazareno y oro: estocada caída atravesada (silencio); bajonazo (oreja).

En las cuadrillas destacaron Álvaro Oliver, en la brega, y los picadores Juan de Dios Quinta y El Patillas.

Decimoquinto y penúltimo festejo de abono de la feria de Abril. La plaza se cubrió en más de los tres cuartos de su aforo, en tarde lluviosa.

El festejo comenzó con más de veinte minutos de retraso para acondicionar el ruedo tras un fuerte aguacero.

BRINDIS AL SOL EN TARDE GRIS

A pesar de la lluvia y de las nubes, la del sábado de feria fue la corrida del sol, del los tendidos de sol, que se llenaron de un público amable con ganas de fiesta y que en nada se pareció al más exigente de otras tardes en una plaza casi siempre tan buena catadora del toreo.

Fue así como, con la complacencia del presidente, que sacó sus pañuelos con la misma alegría que se agitaron en el tendido, y con la generosidad del supuestamente entendido director de la banda, que amenizó a destajo la verbena, la fiesta terminó con la insospechada apoteosis de la salida por la Puerta del Príncipe de Padilla.

Ya fue muy generosa la concesión de la primera oreja al jerezano, que abrió su tarde recibiendo a ese segundo con una larga cambiada a portagayola y un tercio de banderillas con tantos fallos como aciertos.

Después, el pasodoble acompañó de principio a fin, sin cortes ni interrupciones, una faena de escaso contenido a un toro de medias arrancadas al que Juan José Padilla aplicó también su repertorio populista de rodillazos y adornos ligeros.

Así que, dispuesto a aprovechar las rebajas, el de Jerez se fue de nuevo a la puerta de chiqueros para recibir al quinto, un ejemplar altísimo de agujas y con la cara por las nubes que se movió sin celo tras las telas, pero también de forma incansable y sin exigir grandes apuestas al matador.

Clavó Padilla los palos esta vez sin mayores apuros, de tanto que se abría el toro, y, de nuevo con la complicidad del señor de la batuta, tuvo un largo fondo musical para un trasteo de poco reposo.

Con habilidad de veterano, el de Jerez aprovechó colocado al hilo del pitón, y a veces atrincherado en los costillares, el movimiento continúo del de Fuente Ymbro, lo que, por repetición, calentó a un tendido hoy muy receptivo al toreo populista, antes de que el toro se rajara y muriera de una estocada trasera que dio paso a la desmedida concesión de otras dos orejas.

Y aún hubo más regalos presidenciales, porque para cerrar el dispendio, a El Fandi le dieron otro trofeo tras matar de un infame bajonazo al sexto de la ya tarde/noche, que, más bajo y de más armónica morfología, fue también el que más se empleó de la corrida.

El torero de Granada completó, como con su desrazado y renuente primero, un tercio de banderillas espectacular, poco reunido al clavar pero dominando la escena y el juego de terrenos con sus grandes facultades físicas.

En cambio, a la hora de aprovechar con la muleta a ese más que potable sexto, a El Fandi le faltó temple y asiento, en un trabajo vertiginoso en el que se mezclaron naturales largos con enganchones y tirones bruscos de la tela.

Por su parte, Finito de Córdoba faenó en un ambiente descontextualizado para su clásico y sobrio concepto, sin sacar mayores logros de un lote desclasado y sin voluntad para embestir más de un par de veces seguidas a su muleta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s