JONÁS CUARÓN: “DESIERTO” UNA PESADILLA QUE TRUMP PUEDE CONVERTIR EN REALIDAD (VIDEO)

Por Albinson Linares
NY Times

Un grupo de hombres y mujeres atraviesa el desierto que se extiende hasta el infinito. Es un mundo ocre, una tierra estéril donde los migrantes caminan sin descanso bajo un sol que los calcina mientras se cuentan sus sueños de un futuro mejor.

Ese es el escenario de Desierto, filme del mexicano Jonás Cuarón que recientemente se estrenó en Estados Unidos y transcurre en un territorio donde la tensa calma del paisaje árido se ve interrumpida por los disparos que van segando, una a una, las vidas de quienes intentan cruzar la frontera.

“Creo que Moisés, el personaje de Gael García Bernal, es un verdadero superhéroe”, explica el cineasta de 35 años. “Los migrantes hacen la acción más noble que es sacrificarse en busca de una vida mejor para ellos y sus familias. Es trágico que esos actos de nobleza sean criminalizados”.

Desierto es protagonizada por Jeffrey Dean Morgan, Alondra Hidalgo y García Bernal, quienes enfrentaron un duro rodaje de 10 semanas bajo las temperaturas extremas del desierto de Baja California Sur, donde muchas veces se desmayaban mientras corrían para recrear la historia de Cuarón.

Cuarón es hijo y sobrino de cineastas. Alfonso, su padre, lo involucró en la escritura del guión de Gravity, película con la que ganó el Oscar al mejor director: “Mi padre es muy respetuoso y siempre está dispuesto a colaborar y escuchar. En el caso de mi película, él y mi tío Carlos fueron productores y aprendí mucho de ellos, sobre todo al momento de enfrentar los retos del rodaje y trabajar con los actores”.

Cuarón empezó a escribir esta historia cuando tenía 24 años. Todo comenzó en un viaje por Arizona, cuenta, cuando el consulado mexicano de Tucson lo invitó a ver sus instalaciones y pudo conocer de boca de los migrantes sus historias. “El desierto no conoce de nacionalidades, ni de países o fronteras. Allí todos somos iguales y ellos pasan por tantos peligros que no me pude sacar de la cabeza esta historia hasta que la hice”.

 

 

¿Cómo fue el reto de tocar el tema migratorio de otra manera?
Ya se han hecho muchas películas sobre los migrantes, así que decidí filmar algo tan distinto que involucrara a una audiencia más universal. Se me ocurrió hacer una película de acción, de manera que si la ves y no te interesa el tema migratorio igual la vas a gozar porque es una straight action horror movie. Sin embargo usé muchas metáforas sutiles y hay muchísimos detalle sobre el viaje que hacen los migrantes.

¿García Bernal estuvo involucrado en el desarrollo de Moisés, su personaje?

Claro, de hecho a él se le ocurrió que Moisés fuese un hombre que regresa a su hogar en Estados Unidos, no alguien que cruza por primera vez. Su personaje está basado en todos esos migrantes que desde jóvenes viven en Estados Unidos y ya tienen una vida, le han aportado mucho a la sociedad y, de repente, por una multa de tránsito o alguna infracción mínima los deportan de ese país que es su hogar y llegan a México donde ya no tienen una conexión.

El fenómeno migratorio es uno de los asuntos más álgidos de la actual campaña presidencial de Estados Unidos, ¿eso ha cambiado tu percepción del filme?

La verdad es que no lo planifiqué, ni afectó el rodaje, pero desde que Donald Trump anunció su candidatura a la presidencia y empezó a decir cosas racistas, la verdad es que toda su campaña se llenó de un discurso violento. Es común escuchar que se habla de la migración como un problema pero en realidad es un fenómeno porque la humanidad siempre ha sido migrante. Desierto es una pesadilla que el discurso de Trump contra los migrantes puede convertir en realidad.

¿Cuál fue la inspiración para crear el personaje de Jeffrey Dean Morgan, el cruel asesino que caza a los migrantes en la frontera?

Está inspirado en la retórica de odio que hay en Estados Unidos y en esa sociedad vulnerable y marginada que, si sigue recibiendo mensajes violentos, tarde o temprano van a agarrar el rifle y jalarán el gatillo. Las zonas donde se promueven esos mensajes contra los migrantes son estados como Arizona. Si viajas a esos lugares puedes ver que son las regiones más pobres de Estados Unidos. Si no se cambia el discurso, esa gente comenzará a buscar chivos expiatorios y eso ya lo hemos visto en otros momentos de la historia, como en Alemania durante el ascenso de Hitler.

También hay otros personajes que provienen de Centroamérica.
Yo quería enseñar todos los lados de la moneda porque en ese largo viaje por la frontera hay gente que trata a las personas como objetos, como mercancía, y eso lo mostré en los personajes de los polleros que son los tipos que cobran para cruzarlos. En la película también hay muchos centroamericanos porque quería mostrar que cuando un migrante llega al desierto ya ha pasado por otra pesadilla muy peligrosa que es atravesar México.

Provienes de una familia de padre mexicano, madre francesa, te criaste entre México y Estados Unidos pero tus hijos y esposa son estadounidenses, ¿cómo te afecta todo el debate sobre la migración y las fronteras en este siglo?

A los 24 años tuve un hijo en Estados Unidos y me dolía conocer a muchas madres mexicanas que viven allá pero sus hijos están en México y solo los han visto crecer por fotos debido a esa frontera absurda y arbitraria.

Todos nacemos humanos y a la semana nos dan un pasaporte. La ironía de este siglo es que cada vez vivimos más en un mundo global e interconectado pero seguimos creyendo en las fronteras y las naciones que ya se me hacen un concepto muy obsoleto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s