MARTA, GILBERTO, LA CIUDADELA Y EL DANZÓN

* Por Benjamín Torres (@BTU15)

A las dos de la tarde el sol cae intenso en la Plaza de la Ciudadela. Es la parte final del otoño. Los acordes de un danzón se escuchan hasta el Palacio de Cobián, una de las construcciones más bellas que existen en la Ciudad de México y que hoy es sede de la Secretaría de Gobernación, en la vetusta calle de Bucareli, vigilada por el Reloj Chino desde hace más de cien años.

En la Ciudadela se encuentra ubicada la Biblioteca de México, el Centro de la Imagen y el Mercado de Artesanías, histórico lugar al que ha transformado el incesante dinamismo de la capital de la República. Actualmente es un referente cultural no sólo de la gran metrópoli, sino de todo el país, miles de visitantes acuden a ella desde diversos puntos del territorio nacional y del extranjero.

Un aporte significativo que cierto sector de los capitalinos ha realizado a la vasta gama artística imperante en la Plaza de la Ciudadela es la difusión del danzón. Ahí, cada sábado se llevan a cabo bailes amenizados por distintas orquestas, que ejecutan magistralmente este género musical. Cientos de aficionados se reúnen para presumir sus mejores pasos. Asisten aprendices y verdaderos maestros, como don Gilberto Flores y su pareja, doña Marta Valdez.

Gilberto es un notable virtuoso cuando de bailar danzón se trata. Cuenta que nació en la esplendorosa Puebla, a dos cuadras del Centro Histórico, hace 79 años. Emigró al entonces Distrito Federal y de ello transcurrieron ya cinco décadas. Ha hecho de todo, incluso fue boxeador y —asegura— ganó un campeonato en el Torneo de los Guantes de Oro.

Cuando la danzonera empieza a tocar “Teléfono a larga distancia”, Gilberto y Marta inician el baile, de inmediato gran cantidad de miradas se posan sobre ellos. Él viste muy elegante para la ocasión: pantalón, camisa y pañuelo blancos. Saco, moño y sombrero de color rojo. Para rematar finamente y en perfecta combinación ,calza zapatos en rojo y blanco, hechos a la medida. Por su parte, Marta luce inmejorable en su vestido y saco rojo con un collar blanco que le va muy bien.

img_7533.jpg
Foto: Propiedad de Benjamín Torres Uballe

Luego de once minutos que dura la pieza musical, y tras agradecer los numerosos aplausos de la gente que ha formado un círculo para mirarlos, Gilberto y Marta charlan con este reportero. Gilberto es conocido como El Avión por su destreza para el baile en general, ya que además del danzón, domina cumbia y salsa, y de forma generosa imparte clases los lunes, miércoles y viernes en el Centro Social y Deportivo Unidad Vecinal. “No hay que ser egoísta”, dice convencido.

El excelso bailarín nos presume que se ha presentado en algunos programas de Televisa y que ha ganado diversos concursos a nivel local y nacional. Narra que doña Marta es su tercera pareja, las dos anteriores ya fallecieron, y con ella sólo tiene cinco años “sacándole brillo al piso”, pero afirma que la quiere mucho y, para demostrarlo, la besa cariñosamente en los labios —delante de este curioso comunicador y…— ante la algarabía y aplausos espontáneos de los muchos mirones que aplauden y le piden el consabido “¡otro, otro!”. Ambos agradecen las muestras de cariño.

Gilberto saluda una y otra vez a sus admiradores, que constantemente lo aclaman. Aprovecha un momento de pausa para comentarnos, seriamente, que bailará hasta que el cuerpo aguante y explica que su salud es bastante aceptable, que todos los días está activo y trabaja prestando sus servicios a vecinos y conocidos que lo emplean para realizar ciertos trámites o encomiendas.

Ante la pregunta de cuál es el secreto para mantener el vigor que posee, recomienda olvidarse de la edad, no “achicarse” ni sentirse como un mueble viejo. Mejor, buscar una actividad que se disfrute plenamente y tratar de ser independiente en lo económico: la vejez no es signo de inutilidad, al contrario, es todo un cúmulo de sabiduría y experiencia, “si no, véanme a mí”, dice de forma simpática con una carcajada, mientras nos da la bien cuidada mano a manera de despedida, pues ya se dejan sentir la primeras notas del multifamoso danzón “Nereidas”.

La cautivadora sonoridad de “Nereidas” y la charla con el par de brillantes bailarines contagiaron irremediablemente al preguntón reportero. Tanto que intenta un paso de danzón de manera furtiva, pero casi tropieza con cámara y grabadora en mano. De plano, lo suyo no es el baile, sabe que tiene dos pies izquierdos. Mejor aborda el Metro en la estación Balderas y se dirige a la redacción de Los Editores, donde su jefa ya lo busca para escribir la nota respectiva.

btu * Autor de la columna Andares Políticos que se publica en diversos medios digitales en la República Mexicana. Es apasionado de México, aficionado de los Pumas, le gusta leer, oír música, conversar y caminar sin rumbo, ah, y comer en el Bar El Sella @BTU15

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s