LLEGAN A MÉXICO LOS VINOS TOMÁS POSTIGO

Con el motivo de la llegada a México de los vinos realizados por la Bodega Tomás Postigo, la Comercializadora de Vino J&C, realizó una Cata para amigos, clientes y medios de comunicación, en el tradicional Meat&co Dulcinea de la colonia Roma Norte.

El evento encabezado por el enólogo Tomás Postigo y su hijo Gabriel Postigo, se dio a conocer que el vino tinto que llegan a México es de la cosecha 2014, realizaron con un complejo proceso artesanal y la mezcla de uvas: Tinto Fino (88), Cabernet Sauvignon (7%) Merlot (4%) y Malbec (1%).

IMG_3778

Cabe destacar que la adquisición de la uva se realiza a través de un proceso de selección en múltiples municipios de la Ribera del Duero.

Esto en estrecho contacto con los viticultores de la zona lo que permite conocer y localizar las mejores parcelas, los mejores pagos y los mejores pueblos de la Denominación de Origen.

El trabajo con los viticultores es una labor fundamental para que consigan la mejor uva de sus parcelas. Sólo adquirimos la uva de aquellas parcelas que alcanzan la calidad óptima exigida conforme a nuestros métodos de elaboración.

IMG_3678

Gracias a estas uvas se logró un vino de color rojo picota, muy cubierto y brillante.

Con un aroma a fruta roja y negra, notas golosas de ciruelas rojas y cerezas unido a notas florales y de cabernet maduro.

La madera integra en el vino especias dulces, balsámicos, aromas a monte bajo y sotobosque ensamblados con aromas tostados del roble. En consecuencia, una nariz muy atractiva, elegante y fresca, que no cansa el olfato.

Al probarlo se descubre un vino muy carnoso, corpulento y a la vez elegante.

Destacan taninos dulces, maduros, muy cremosos y redondos para la juventud que tiene el vino en este momento. Amplio y estructurado, carga frutal muy intensa, muy pleno en sabores a fruta y un final de boca largo.

En cuanto a su vino blanco, se trata de su producción 2011, denominación de origen Rueda, limpio y brillante, de capa alta de color verdos-dorado, con bonita y abundante lágrima de caída lenta, que nos indican que estamos ante un vino de gran volumen.

Este vino se realiza con uvas de la variedad verdejo, procede de una selección entre los viñedos de pie franco de la zona de Nieva (Segovia).

El trabajo con estos viticultores -al igual que con los viticultores de la Ribera del Duero- es de estrecha colaboración, implicándoles en todas las labores en busca de la calidad exigida. Con buenos incentivos y con el trabajo conjunto se consigue una excelente calidad de uva.

Las uvas de esta cosecha llegaron de viñedos viejos, que se autorregulan, produciendo entre mil 500 y tres mil 500 kilogramos por hectárea.

De esta manera se presentó un vino con un aroma complejo, de intensidad media alta, atractivos aromas de fruta blanca y madura acompañados de notas florales, suaves tostados, madera fina muy bien integrada. La sutileza de los aromas especiados de monte bajo de la meseta evocan frescura y limpieza.

Su sabor es cremoso de buena estructura y acidez equilibrada con taninos envolventes.
Un vino con notable longitud y persistencia.

En entrevista con “El Otro Periodismo” su creador el enólogo Tomás Postigo aseguró que para ellos el trabajo artesanal es la antítesis de lo global, “una forma de presentar vinos elaborados con cariño”.

IMG_3840

Tomás Postigo es licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad de Madrid y licenciado en Enología por la Universidad de Valladolid.

Es considerado como uno de los enólogos más veteranos y con mayor conocimiento de España.

Trabajó tres años como investigador del Instituto de Fermentaciones, donde perfeccionó el desarrollo de sus vinos (tinto y blanco) que presentó en México.

Fue galardonado como Personaje del Vino en España y su bodega calificada como una de los tres mejores en el país ibérico.

En este marco, explicó que su bodega tiene claro que nunca repetirán dos vinos, ya que cada producción depende de las características de la uva.

Agregó que esta variable y la búsqueda de la uva perfecta es parte del proceso para buscar la perfección en la elaboración del vino real.

Al hablar del mercado mexicanos, aseguró que éste es mejor que el español, “van  cinco o 10 años que el consumidor compra vino en función a su precio y no tanto en su calidad”.

Dijo que en México el consumidor es especialistas en vino y no le importa pagar por un buen producto.

Destacó que en España desgraciadamente el consumo de la cerveza ha desplazado al vino.

La Bodega de Tomás Postigo, tiene una producción 150 mil botellas al año; en estos momentos el dos por ciento de su producción llega a México y el reto es aumentar en el mediano plazo este número a un 10% de su producción.

IMG_3941

“Tenemos confianza en el mercado mexicano, a nosotros nos interesa este mercado y el panameño, en mucho por la industria restaurantera que se acopla perfectamente a nuestro vino”, agregó.

Recordó que México es el segundo país en venta de vino español solo detrás de Alemania. Vino que ya se puede adquirir en tiendas especializadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s